Los estadounidenses se están quedando atrás en cuanto a prácticas adecuadas de inocuidad alimentaria

May 20, 2010

NUEVO ESTUDIO DE LA FUNDACIÓN DEL CONSEJO INTERNACIONAL DE INFORMACIÓN ALIMENTARIA (INTERNATIONAL FOOD INFORMATION COUNCIL FOUNDATION) MUESTRA QUE MENOS PERSONAS TOMAN PRECAUCIONES DE INOCUIDAD ALIMENTARIA EN SUS HOGARES, PESE A LOS RECIENTES BROTES DE ENFERMEDAD

Los brotes de enfermedades transmitidas por alimentos son un tema que últimamente ha estado con regularidad en las noticias y es lo primero que viene a la mente de los consumidores cuando piensan en cuestiones de alimentación y salud. Pero un nuevo estudio de la Fundación del Consejo Internacional de Información Alimentaria muestra que menos personas toman precauciones básicas que podrían reducir significativamente el riesgo de enfermarse.
 
De acuerdo con la cuarta encuesta anual “Food & Health Survey” (Encuesta sobre alimentos y salud) de la Fundación, más de la mitad de los estadounidenses piensa que las enfermedades transmitidas por alimentos provocadas por bacterias, como la E. coli y la Salmonella, son actualmente el problema de inocuidad alimentaria más importante (52 por ciento). Mientras que el 95 por ciento dice que toma al menos una precaución de inocuidad alimentaria cuando cocina, prepara y consume alimentos, la cantidad de personas que toman varias precauciones ha disminuido en comparación con las cifras registradas en 2008 en casi todas las acciones:
 
• Lavarse las manos con agua y jabón (87 por ciento en 2009 versus 92 por ciento en 2008)
• Lavar las tablas de cortar con agua y jabón o blanqueador (77 por ciento en 2009 versus 84 por ciento en 2008)
• Cocinar los alimentos hasta alcanzar la temperatura requerida (71 por ciento en 2009 versus 76 por ciento en 2008)
• Guardar adecuadamente las sobras dentro de las dos horas de haberlas servido (69 por ciento en 2009 versus 79 por ciento en 2008)
• Separar la carne roja, la carne de ave y los mariscos crudos de los productos alimentarios listos para comer (63 por ciento en 2009 versus 70 por ciento en 2008)
Además, sólo el 50 por ciento de los estadounidenses informa que usa tablas de cortar diferentes o recién lavadas para cada producto (como carne roja o carne de ave cruda, o frutas y vegetales) y sólo uno de cada cuatro usa un termómetro para alimentos para verificar si las piezas de carne roja y de carne de ave están totalmente cocidas (25 por ciento).
 
A los estadounidenses también les está yendo peor en 2009 en lo que se refiere a seguir las instrucciones para la cocción en microondas:

• Seguir TODAS las instrucciones para la cocción (68 por ciento en 2009 versus 79 por ciento en 2008)
• Dar vuelta, girar o revolver durante el proceso de cocción en microondas (62 por ciento en 2009 versus 72 por ciento en 2008)
• Dejar reposar los alimentos durante el tiempo adecuado después de cocinarlos en el microondas (48 por ciento en 2009 versus 58 por ciento en 2008)
• Aumentar o reducir los tiempos de cocción según la potencia del microondas (48 por ciento en 2009 versus 58 por ciento en 2008)

“No hay manera de exagerar la importancia de seguir las prácticas adecuadas de inocuidad alimentaria”, dice David Schmidt, CEO de la Fundación del Consejo Internacional de Información Alimentaria. “Está claro que los estadounidenses comprenden la necesidad de implementar estas prácticas, pero todavía pueden esforzarse más para manipular adecuadamente los alimentos en el hogar, lo cual reduce potencialmente el riesgo de enfermedades transmitidas por alimentos”.
 
Confianza y responsabilidad percibida en cuanto a asegurar una oferta inocua de alimentos

La confianza de los estadounidenses en la inocuidad de la oferta de alimentos de los Estados Unidos se mantuvo estable en 2009, pero sólo el 49 por ciento de los consumidores dice que confía en la inocuidad de nuestros alimentos. (Ver video). Cuando se les pregunta quién es responsable por la inocuidad alimentaria en los Estados Unidos, los estadounidenses mencionan en primer lugar a los fabricantes de alimentos (72 por ciento) y al gobierno (72 por ciento), seguidos de los granjeros/productores (57 por ciento), vendedores minoristas (49 por ciento), y consumidores/individuos (41 por ciento).
 
Estos hallazgos son parte de una amplia mirada a lo que están haciendo los estadounidenses con respecto a sus hábitos de alimentación y salud implementada en la cuarta encuesta anual Food and Health Survey llevada a cabo por la Fundación del Consejo Internacional de Información Alimentaria. La encuesta, realizada en 1,064 adultos estadounidenses, fue llevada a cabo durante un período de dos semanas y media en febrero y marzo de 2009.
 
Otros hallazgos clave de la encuesta de 2009 son los siguientes:
 
Ø El impacto de la economía en las compras de alimentos y bebidas (ver video)
• El precio está teniendo mayor incidencia sobre las decisiones de compra de alimentos y bebidas de los consumidores (74 por ciento en 2009 versus 64 por ciento en 2006).
• Los consumidores de entre 25 y 34 años de edad se muestran más propensos a decir que el precio es un factor importante que influye en sus compras.
• El sabor sigue siendo el factor que más influye en las decisiones de compra (87 por ciento), seguido de los beneficios para la salud (61 por ciento) y la conveniencia (52 por ciento).
 
Ø  Principales efectos sobre la salud de los estadounidenses (ver video)
• Los consumidores creen que el ejercicio es el factor que tiene mayor incidencia en su salud (80 por ciento), y lo ubican por delante de hacer elecciones saludables en cuanto a su alimentación (66 por ciento) y del manejo del peso corporal (53 por ciento).
•  Los estadounidenses consideran su estado de salud con una calificación muy alta (el 81 por ciento lo considera “excelente”, “muy bueno” o “bueno”), pero muchos menos (58 por ciento) están “algo satisfechos” o “extremadamente satisfechos” con su estado de salud, lo cual indica que piensan que podrían estar mejor.
•  Casi dos de cada tres estadounidenses (64 por ciento) intentan mejorar su dieta para que sea más saludable, siendo los principales motivos para hacerlo mejorar el bienestar general (64 por ciento), y mejorar la salud física y perder peso (en ambos casos, 61 por ciento).
 
Ø  Dietas y manejo del peso corporal (ver video)
Los consumidores están confundidos con las calorías:
• Menos de una tercera parte de los estadounidenses (30 por ciento) dice, correctamente, que “las calorías en general son las que más probablemente produzcan aumento de peso”.
• Sólo el 15 por ciento de los estadounidenses puede dar una estimación precisa de la cantidad de calorías que debería consumir por día.
• Aún así, las calorías siguen ocupando el primer lugar en la lista de las cosas que la gente observa cuando lee el panel de información nutricional en los envases de alimentos y bebidas (75 por ciento).
• El 78 por ciento de los estadounidenses dice que intenta perder o mantener su peso.
• Aquellos que intentan perder peso dicen que lo que más los alienta a hacerlo es “mejorar su aspecto físico” (69 por ciento), “mejorar su salud/bienestar general” (67 por ciento), “mejorar su autoestima” (49 por ciento) y “aumentar su energía” (49 por ciento), entre otras cosas.
 
La encuesta Food & Health Survey de 2009 también aborda las actitudes del consumidor hacia las ocasiones en las que come, las grasas, carbohidratos y azúcares de la dieta, los alimentos y bebidas con beneficios adicionales para la salud y el bienestar, los endulzantes de bajas calorías, la cafeína, los aditivos y colorantes de los alimentos, el conocimiento y el uso de los programas patrocinados por el gobierno como MiPirámide (MyPyramid), y el uso del panel de información nutricional y de otros tipos de etiquetas de alimentos y bebidas.
 
Si desea obtener una copia de la encuesta completa y otros recursos para periodistas y bloggers, por favor visite ific.org o comuníquese con el equipo de prensa de la Fundación llamando al 202-296-6540 o por correo electrónico a media@ific.org.

Average ( Ratings):