Preguntas y respuestas acerca de la encefalopatía espongiforme bovina (EEB)

May 20, 2010

La encefalopatía espongiforme bovina (EEB), o “enfermedad de la vaca loca”, continúa estando en las noticias de todo el mundo. Se han implementado programas de vigilancia para asegurar a los consumidores que la carne de res estadounidense y otros productos alimenticios derivados del ganado son inocuos.
________________________________________

¿Qué es la encefalopatía espongiforme bovina (EEB)?
La EEB es una rara enfermedad degenerativa crónica que afecta el cerebro y el sistema nervioso central del ganado. Es una de las diversas encefalopatías espongiformes transmisibles (EET) conocidas, que incluyen el scrapie (una enfermedad que afecta a las ovejas), la encefalopatía transmisible del visón, la enfermedad crónica desgastante del venado y el alce, y algunas encefalopatías muy raras que se dan en otras especies, incluidos los humanos. La EEB se caracteriza por la degeneración progresiva del sistema nervioso. El ganado que padece EEB pierde la coordinación, experimenta cambios de conducta y desarrolla una diversidad de anomalías del sistema nervioso central. El período de incubación en el ganado es de 2 a 8 años. Una vez que se desarrollan los síntomas clínicos, la muerte se produce en varias semanas o meses, salvo que se sacrifique al animal afectado.

¿Cuándo se descubrió por primera vez la EEB?
La EEB apareció por primera vez en ganado británico a mediados de la década del 80. Se han detectado numerosos casos en otros países. Tanto en la Administración de Drogas y Alimentos (Food and Drug Administration; FDA, por su sigla en inglés) de los Estados Unidos como en el Departamento de Agricultura de los Estados Unidos (U.S. Department of Agriculture; USDA, por su sigla en inglés) puede obtenerse una lista completa de estos países.

¿Cómo se transmite la EEB?
Los científicos creen que la EEB se transmite cuando el ganado come alimento para animales que ha sido contaminado con el agente de la enfermedad. La fuente de contaminación es tejido neural infectado, como el cerebro, la médula espinal y parte del intestino del ganado afectado por la EEB. Aparentemente, la EEB no se transmite de ganado a ganado ni de ganado a otras especies a través del contacto físico, aunque sí parece haber un mayor riesgo de contraer EEB en las crías del ganado infectado con la enfermedad. La EEB parece ser causada por un prion (se pronuncia como se escribe), un tipo de proteína anómala.

Las partículas del prion contienen los mismos componentes (secuencia de aminoácidos) que las proteínas normales, pero están formadas de manera diferente. Se presume que el prion actúa como una plantilla por medio de la cual las moléculas de proteína normal del cerebro y del sistema nervioso central se moldean de manera anormal, comenzando así la progresión de la enfermedad.

Además de comer carne de res, ¿es inocuo tomar leche y consumir productos lácteos?
Sí. Los investigadores de los Institutos Nacionales de la Salud (National Institutes of Health; NIH, por su sigla en inglés) y el secretario de Agricultura de los Estados Unidos concuerdan en que no hay motivo para cambiar los hábitos alimentarios basándonos en noticias de un único caso de EEB registrado en los Estados Unidos. La EEB sólo se ha detectado en el cerebro, en el sistema nervioso central y en parte del intestino del ganado afectado. No se ha detectado patogenicidad de EEB en la leche ni en el tejido muscular, que es lo que consumimos como carne de res. De hecho, muchas pruebas realizadas han revelado que la leche, incluso la de vacas infectadas con EEB, no contiene el agente infeccioso. Así es que, de acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (World Health Organization, OMS), la leche y los productos lácteos, como el yogur, el helado o el queso, pueden consumirse de manera inocua, incluso en países con gran incidencia de EEB.

Los humanos, ¿pueden contraer la EEB?
No, pero una forma extremadamente rara de encefalopatía espongiforme denominada enfermedad de Creutzfeld-Jakob (ECJ) sí se presenta en humanos.

¿Qué es la ECJ? ¿Y hay una relación entre la EEB y la ECJ?
La ECJ (enfermedad de Creutzfeld-Jakob) es una enfermedad fatal progresiva, extremadamente rara, que afecta al cerebro de los humanos. Afecta a aproximadamente una en un millón de personas por año. La mayoría de los casos de ECJ son esporádicos y no muestran relación con factores regionales, étnicos, económicos ni de otro tipo. La ECJ ha sido identificada en todo el mundo. Se cree que la mayoría de los casos de la enfermedad surgen de manera espontánea y no se han identificado agentes ambientales causantes de la misma.

Diagnósticos realizados recientemente de una nueva variante de ECJ (vECJ) en Gran Bretaña han aumentado la preocupación por la posibilidad de que la EEB se transmita del ganado a los humanos. La vECJ parece afectar a una población más joven y se distingue por una duración mayor de la enfermedad y una patología diferente de la que se espera en la ECJ.

Se realizaron estudios en animales que fueron publicados recientemente para examinar la transmisión de la EEB del ganado a los humanos. Dos estudios que emplean técnicas de “huella” diferentes ofrecen evidencia convincente de que hay una relación entre la EEB y la vECJ. Si bien el mismo “agente” parece ser el responsable de ambas enfermedades, hay numerosos experimentos que todavía están en curso y que prometen ofrecer más evidencias e información acerca de esta relación. No obstante, los expertos cuentan con información y conocimientos suficientes para evaluar los riesgos y para garantizar la salud pública.
Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (Centers for Disease Control and Prevention; CDC, por su sigla en inglés) se encargan de la vigilancia de la ECJ y de la vECJ como parte de su Programa de Enfermedades Infecciosas Emergentes (Emerging Infectious Disease Program).

Los demás productos alimentarios fabricados a base de productos derivados del ganado, ¿son inocuos?
Sí. Por ejemplo, la gelatina: una sustancia transparente, parecida a la jalea, ha sido usada a lo largo de generaciones para cocinar y para cuajar ensaladas y postres. De acuerdo con la FDA, la mayor parte de la gelatina para uso alimentario en los Estados Unidos proviene del cuero de cerdo, que no está asociado a la EEB, pero también puede provenir de huesos y cuero de ganado. Se los considera tejidos de bajo riesgo para la transmisión de la EEB, en parte debido al proceso de fabricación. El proceso de fabricación de la gelatina, que consiste en remojo, tratamiento químico, purificación, filtrado, evaporación y secado, produce un producto muy refinado y puro que se ha comprobado que brinda un suministro inocuo de gelatina para el consumo. Además de utilizarse en productos alimenticios, la gelatina se utiliza en productos farmacéuticos, en suplementos dietarios, en cosméticos y en otras aplicaciones industriales.

Aunque no está contenido en la gelatina, el sebo refinado de res proviene de fuentes similares. Se utiliza para cocinar o como agente saborizante, y también es sometido a un proceso altamente refinado. Por lo tanto, la Organización Mundial de la Salud (OMS) ha declarado que todos los productos alimenticios, cosméticos o farmacéuticos que contienen gelatina o sebo de res son inocuos y pueden ser usados con confianza. Aunque las investigaciones han demostrado la eficacia del proceso de fabricación de la gelatina para eliminar o desactivar el agente infectado con la EEB, la FDA continúa revisando y actualizando sus “Directivas para la Industria” en lo relacionado al origen y el procesamiento de la gelatina para asegurar su inocuidad. Este documento y las medidas que el mismo exige se basan en un escenario de gestión de riesgos de tres niveles. Los tres niveles —origen, procesamiento y uso— permiten una mayor flexibilidad a la vez que mantienen un alto grado de confianza en la inocuidad de los productos para consumo humano regulados por la FDA.

Resumen
El gobierno federal, la industria de la carne y los fabricantes de alimentos se encuentran trabajando juntos para asegurar una oferta alimentaria inocua para los consumidores. Cuentan con eficaces programas de inspección y sistemas de control para garantizar que la carne, los alimentos y los productos para el consumidor derivados del ganado sean inocuos.

En noviembre de 2001 y en octubre de 2003, el USDA y el Centro para el Análisis de Riesgos de Harvard (Harvard Center for Risk Analysis) publicaron estudios que investigaban el riesgo de EEB presente en los Estados Unidos. El USDA encargó los informes. Los autores de los análisis expresaron que las medidas tomadas por el gobierno y la industria de los Estados Unidos fortalecen a los Estados Unidos contra la propagación de la EEB en caso de que esta se introdujera en el país.

El último informe está disponible a través del Servicio de Inspección de Salud Animal y Vegetal (Animal and Plant Health Inspection Service) del USDA en http://www.aphis.usda.gov/lpa/issues/bse/harvard_10-3/text_wrefs.pdf.
 
Información relacionada:
 
• Página de inicio del USDA
• “Commonly Asked Questions About BSE in Products Regulated by FDA’s Center for Food Safety and Applied Nutrition (CFSAN)” (Preguntas frecuentes acerca de la EEB en productos regulados por el Centro para la Inocuidad Alimentaria y la Nutrición Aplicada [CFSAN, por su sigla en inglés] de la FDA)
• “Opinion on the Safety of Gelatine” (Dictamen sobre la inocuidad de la gelatina) de la Unión Europea adoptado en el Comité Directivo Científico (Scientific Steering Committee) en su asamblea plenaria celebrada el 26 y 27 de marzo de 1998. Después de una consideración pública acerca del dictamen preliminar adoptado el 19 y 20 de febrero de 1998





 

Average ( Ratings):